Solo puede gobernar bien aquel que sabe gobernarse a sí mismo