Cervantes hasta los 58 no fue Cervantes


Un cambio de rutinas.

El-manco-de-Lepanto

Cervantes vivió setenta años, pero hasta los cincuenta y ocho fue soldado y estuvo cinco años prisionero. Su objetivo había sido luchar por su país y defender la cristiandad. Pero cuando rompió con sus rutinas, empezó a hacer otras cosas. Y escribió El Quijote.

Romper con nuestro modo de vida es cambiar de rutinas o hábitos: que ese espacio que ocupaban unas cosas, lo ocupen ahora otras. Es no tener por qué aceptar nuestro yo, el que hasta ahora veníamos viviendo.

Picasso solía aceptar siempre nuevas experiencias. Y si algún aguafiestas le recordaba sus ochenta años, él replicaba que por eso no tenía tiempo que perder. Algunos dicen que cuando se salen de sus rutinas se sienten mal. Es por la adicción que producen. Si esto os ocurre, deberíais considerar no perderos nuevas experiencias.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>