Reír una broma que no tiene gracia.


Control de nuestras emociones.

Reír una broma que no tiene graciaTodos realizamos algún tipo de control de nuestras emociones en nuestras relaciones con los demás.

  • Cuando aparentamos entusiasmo por los logros de nuestros colegas, y no lo sentimos.
  • Cuando escondemos la molestia que nos crea la irritación de un cliente.
  • Cuando reímos una broma que no tiene gracia.
  • Cuando ganamos un premio a la lotería y no queremos parecer vanidosos.
  • Cuando un familiar nos ha molestado, pero hacemos como si tal cosa.

Son conductas casi inconscientes que practicamos todos día tras día. Ayudamos con estas reacciones a que la gente se sienta bien consigo misma (y esperamos que también los demás lo hagan con nosotros). Que se sientan más CONFIADOS. Aunque el hacer esto tiene un coste. Significa que tendremos que esconder nuestros verdaderos sentimientos. Pero el control de nuestras emociones es aceptado, e incluso se le espera.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>