¿Exigir o seducir?


Exigir, ante la falta de confianza en uno mismo.

“De un ser humano, qué podemos esperar. Cúbrale usted con todas las riquezas de la tierra, húndalo en la dicha ¿Exigir o seducir?hasta que le cubra las orejas, hasta que le cubra la cabeza, de modo que en la superficie de la dicha, como en un estanque, solo se vea llegar las burbujitas que suben; asígnele usted una dotación pecuniaria para que no tenga que hacer nada más que dormir, tragar pastelillos y preocuparse por el progreso de la humanidad… Pues bien, este hombre, este mismo hombre, en ese mimo momento, por pura ingratitud… le jugará a usted una mala pasada”. Dostoyevski.

Muchos esperan de sus relaciones, que les proporcionen lo que ellos no poseen por sí mismos: seducción, influencia... Esto es: CONFIANZA en uno mismo. En realidad, lo tendrás que conseguir tú.

  1. El primer paso, proyectarte en ti. Si algo quieres, tendrás que ir a por ello, empezando por ti. Siempre puedes llegar más allá de lo que crees. Si ganas en confianza, te será más fácil transmitir esa confianza. Aprende habilidades sociales. Te volverás seductor, persuasivo e influyente.
  2. El segundo paso, dejar la queja y la exigencia, que nos hacen consumir energía extra. Es una forma de evadir el problema real. Cuando comiences a quejarte, pregúntate qué quieres realmente. Las personas que se quejan, como las personas que cuentan sus desdichas, no resultan atractivas.
  3. Y por último, ser constante. La más larga marcha comienza con un primer paso.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>